lunes, 8 de enero de 2018

CUANDO LOS PADRES TOPAMOS CON NUESTROS LÍMITES ( I parte) por Mon Gómez

Cuando los padres topamos con nuestros límites

Hablamos a menudo de limites hacia los hijos y a mí me parece más interesante hablar de los límites de los padres para que reviertan en la relación con los hijos que suelen ser espejo nuestro.

Dependiendo de nuestro grado de libertad y nuestra confianza en nuestra propia autoridad variarán estos límites y lo harán también en claridad y amplitud.

¿Qué dificultades tenemos con ello los adultos acompañantes?

Cuando nuestros límites son poco amplios o amplios en exceso:

1.       Confusión de informar de límites con diferentes modos de violencia: gritos, amenazas, tirones del cuerpo, desprecio, indiferencia, manipulaciones, mentiras y engaños… no nos atrevemos a contactar con lo que sí o con lo que no.
En los momentos en que necesitamos informar de un límite o recordar una elección familiar  a la hora de relacionarnos con las personas o los materiales, se nos activa el automatismo de cómo lo hacían con nosotros en la escuela, nuestros padres o cuidadores: lo primero suele ser la aparición de un juicio y una decepción por no ver cumplidas ciertas expectativas sobre cómo debería ser nuestro hijo (ordenado, tranquilo, conciliador, agresivo… o lo que sea que cada uno tenemos en nuestra cabeza) o sobre cómo debería ser la vida (más fácil, sin conflictos, siempre una alegría..) o cómo nosotros debemos ser como padres o madres (perfectos, impasibles, siempre adecuados, ecuánimes, sin mancha...)
En esos momentos los niños necesitan más que nunca nuestra solidez y amor.
Informar de un límite desde la bondad y la fuerza de tenerlo presente para que la vida se dé más relajada.

2.       Dificultad de proporcionar solidez y amor porque duele
Este sería un segundo paso. Si me observo voy a ver qué me está doliendo. Que hay algo que se me remueve cuando mi hijo no quiere recoger (es desobediente o desordenado o cualquier otra etiqueta que le ponga) o le pega a su hermana (es violento, no asertivo.. o como yo lo juzgue) y ese es el tema. Cuando yo era niño y me comporté así y mi padre o madre me juzgaban y me manipulaban para que no lo hiciera más, entonces yo sentía dolor y es ese dolor el que en segunda instancia siento
Como me cuesta mucho ponerme en contacto con él y en muchos casos no sé ni que existe, automáticamente, salto a la irritación o me desconecto directamente, desapareciendo de la situación o paralizándome. Tanto miedo hay al dolor y desconfianza de no saber acompañarme.
Normalmente tras observar mi acompañamiento y mis violencias empieza a dolerme (es mi niña herida que está panza arriba temiendo “morirse” o  “no sobrevivir” ) y de hecho hay una parte que no sobrevivió en aquel momento, así que en estos momentos borro, me olvido, de que  hoy soy la adulta de que hoy tengo cuarenta años, y vuelvo a ser esa niña pequeña dolida.  Reconocer mi adultez y acoger a mi niña desde la adulta, confiando en que puedo acompañar nuestro dolor como parte genuina y legítima de la vida (y que no es verdad esa premonición de que no puedo acompañarme en el dolor, de que cuando duele es mejor mirar para otro lado) me llevará a poder complacer y acompañar a mis hijos e informarles de aquello que les puede producir daño a otros y a ellos sin problematizarlo.
Este momento, en ocasiones, viene acompañado por temblores, emociones que se me desbordan, un cuerpo que empieza a tener sensaciones, a recuperar lo que fue, porque ya está preparado para transitarlo. Un cuerpo que empieza a sentir y desde este sentir y su reconocimiento es como puede empezar al mismo tiempo, y entendiendo que somos seres diferentes, a estar en el sentir  propio y a percibir el sentir del hijo/a, que no es más que consentir en muchos casos (curioso como se ha vilipendiado esta palabra con su hermosa etimología) 
Confiemos en nosotras mismas y busquemos los apoyos necesarios también para transitar este proceso de despertar.

3.       El dolor está ahí y ya no se apropia de mi, puedo acompañarlo desde esta otra parte que ama y entonces empiezo a preguntarme: ¿para qué? ¿para qué aparece todo este daño, este dolor?  Mi niña pequeña, la que aún habita en mí, esa que sigo siendo yo, que no sabe cómo hacer, que aún en ciertos momentos no cuenta con esta adulta que también soy, y desaparece en ciertas crisis, teme aún al dolor, a la soledad ante ese dolor, a esa misma soledad que vivió de niña. Así que evita entrar en situaciones que se le parecen a aquellas que conoció (pues el subconsciente no sabe de tiempo, ni de espacio...) y su primer instinto es escapar, huir, mediante la huida real de la situación actual o mediante la ira, deflectando, quitándole importancia a la situación, riéndose, mediante el sarcasmo...cualquier truco que le sirva para evitar el contacto con lo que hay.
 Finalmente cuando empieza a haber adulta acompañante entonces empieza ese permiso para evocar con conciencia ese tiempo y lugar antiguo donde no había recursos reales para afrontar una situación parecida a esta que hoy estás viviendo con tus hijos (solo que entonces tú eras la niña y hoy eres la madre), esa parte niña de mí me lleva allí cuando en el presente se da una situación similar a esa otra vivida, yo me llevo allí y me olvido de estar aquí mientras tanto. Y me llevo allí porque aún hay algo pendiente y para seguir aquí necesito nombrarlo  y poder acompañarlo, aceptarlo amorosamente y respetar su ritmo de sanación. 
Así que para seguir aquí con mis hijos inevitablemente necesito acompañar a esa niña que yo soy y fui, apropiarme de la adulta que soy y poder hablarme desde aquí: “ Estoy aquí con mis hijos, ahora tengo miedo, una parte siente dolor y ese dolor no es el de hoy, ya fue, hoy estoy aquí, acompaño a mis hijos, y  puedo acompañarlos y amarme en esto que siento también, sabiendo que es un fantasma de lo que fue y hoy soy adulta "; así que ...“RESPIRO EN MI LÍMITE” y poquito a poco voy adquiriendo flexibilidad, confianza en mí y acompañando al otro, cerrando temas pasados, que con este mecanismo nos dan una y otra vez la oportunidad de amarnos y amar lo que es y lo que fue, para entrar en la ternura, en la aceptación .
Y buscar los momentos para compartir en grupo de confianza esos episodios aún no cerrados, darles nombre y voz, transitar emocionalmente, acompañándome y siendo acompañada por otros,nombrar y reconocer qué necesidades siguen sin satisfacerse aún hoy y actuar su satisfacción sin reclamo de lo que  no fue. Hoy, yo, adulta, puedo satisfacerme en esto o buscar a algún otro adulto cercano amoroso que en la relación me satisfaga.
4. Y con esa misma ternura y aceptación observar qué sucede en el presente con mi hija o hijo, si requiere de flexibilidad o de autoridad, si es necesario informar de un límite coherente con la vida o respirar y esperar y confiar. La respuesta llega clara...porque hay amor, se puede observar sin problematizar la situación.



Y me voy dando amor que es el antídoto del dolor…y amando a mi hijo/a, aceptando lo que de ellos deviene y de mí.

Me voy fiando de mí misma en lugar de controlar mediante acciones violentas o de reprimir o paralizarme, y poco a poco me fío y al fiarme de mí también puedo fiarme de mis hijos, confiar en que encuentren sus maneras sin intervención, con validación y presencia. Mirarlos y saber que eso que de ellos deviene es su mejor respuesta, la perfecta respuesta emocional o corporal o intelectual para este momento y que si la acompaño, entonces, devendrá su crecimiento.

Claro, el tema es que esto también lo puedo llevar a cabo como “una receta”. Me leo un libro o escucho a alguien que me lo cuenta, y lo copio y parece que estoy validando, en presencia, otorgando el poder al niño para resolver, confiando, y lo que en ocasiones sucede es que solo lo parece pero no lo es y en cuanto “dejo de controlar o manipular” salta una parte de mí absolutamente olvidada, que no estoy atendiendo: mi niñita herida, la que grita de miedo, la que huye o se abruma ante el rechazo, la que se paraliza, la que llora y se deshace en desamparo…. ¿Por qué? Dependerá de la historia de vida de cada padre y madre que esto se irá dando en un caminito en círculos concéntricos de observación personal y movimiento en la relación con ellos. Nadie lo puede caminar por ti y sí a tu lado. 
Más es importante que comprendas que parte de eso que te pasa por lo que te es difícil el acompañamiento respetuoso a tu hijo, ya no es presente, son procesos no cerrados que interrumpen tu  verdadero presente, tu estar aquí con ellos, tu satisfacción y la plenitud de tus relaciones de hoy con tus hijos, tu pareja, tus amigos, tus padres o tu jefa...o contigo misma. Y también que sin ser presente es necesario atenderlo para que el presente se dé como tú te mereces
Esto es un proceso. Acompañar en comunidad y con conciencia nos va llevando pasito a paso a descubrir estos movimientos internos y a conectar con un estar más auténtico y amoroso para nuestros hijos y nosotros.

Mon Gómez

En La Puerta Azul hemos creado un ambiente preparado para que las familias puedan acompañar desde el respeto y la libertad y puedan entrenar esa parte de sí mismas para llevársela a casa después, y seguir en sus casas acompañando desde la libertad. Con la intención no es suficiente en ocasiones y es útil el apoyo del grupo, el ambiente relajado donde el proceso es lo que reina, el estar, para vivir con mayor calidad la relación y el vínculo filial.


¿Quieres entrar con nosotr@s por La Puerta Azul?
Consultas individuales y formación a colectivos
en acompañamiento consciente a los hijos/as y
crianza respetuosa con sus procesos de vida 


Pulsando en este icono puedes suscribirte al blog y recibir las entradas directamente por correo electrónico.


GRUPO DE CONTINUIDAD EN EDUCACIÓN RESPETUOSA Y PARA LA LIBERTAD 2017/ 2018

El proceso formativo en el acompañamiento a los hijos/as forma parte intrínseca de la vida mientras somos madres y padres o educadores, es constante y continuo, hágase de manera formal o informal.

Os ofrecemos continuidad en  este  proceso formativo que habéis empezado en La Puerta Azul algunos como padres acompañantes en el proyecto y otros como maestros, guías de otros espacios o padres y madres externos, con la posibilidad de seguir el trabajo que habéis iniciado y ha transformado vuestra mirada a las relaciones con vuestros hijos  y a vosotros mismos.


En dicho grupo seguiremos profundizando en temas básicos de acompañamiento y materiales facilitadores del desarrollo y añadiremos algunos nuevos. El trabajo seguirá congeniando dinámicas corporales, emocionales, expresivas, informaciones teóricas y ruedas de reflexión grupal o en parejas. 
Lo que sigue es el cuadro de fechas y talleres.

Para más información o inscripciones puedes llamar al 682828378 o enviar un mensaje. 

 GRUPO DE CONTINUIDAD/FORMACIÓN en Educación respetuosa y para la Libertad 2º AÑO, Jerez 2017- 2018


Fechas
Talleres PRESENCIALES
30 SEPTIEMBRE    sábado
§  ACOMPAÑAR EMOCIONES Y CONFLICTOS II Nombrar lo que siento. Programación Neurolingüística
§  La COMPLACENCIA. La sexualidad, el deseo, pedir, dar. Acompañar la satisfacción de necesidades en la infancia. Edipo.
§  Materiales Montessori y Wild, desde la educación libre y recursos por áreas o centros de interés( sensorial, geografía, cálculo, áreas lingüísticas…). Exploración de recursos de desarrollo: decelerar, comprender, integrar. Creación de nuevas conexiones neuronales.
§  Apegos en la primera etapa de desarrollo. La formación de la personalidad en la segunda etapa de desarrollo, los distintos tipos de personalidad; el eneagrama.
§  Literatura infantil respetuosa. Para qué y cómo contar cuentos. Recursos. El cuento que cuento. Montar alguna de las grandes lecciones Montessori y preparar los ambientes para ellas.
§  La familia y la pareja. Mi familia de origen, mi familia actual, mi pareja: relaciones, ¿cómo y desde dónde enfocamos nuestra opción educativa?
§  Acompañar intereses. Explorando mis emociones vinculadas al proceso de aprendizaje. Recursos, posibilidades.
§  Relaciones familiares. Guión de vida.Cómo se repiten patrones
§  Reescribir mi biografía para soltar. Soltar para acompañar en limpio. La hija/hijo que fui, la madre/padre que soy. Poder elegir. Perdonar. La nueva mirada.
§  ¿Qué es el juego genuino? ¿cómo compartirlo? El valor del juego libre. Ejemplos de recorridos y devenires mediante el juego.
§  ¿Por qué y para qué unschooling?, ¿las escuelas de pedagogía activa?, ¿el homeschooling? Lo que sí va conmigo, lo que no. Mi enfoque personal.

21 DE OCTUBRE 2017 sábado
12 DE NOVIEMBRE 2017 domingo
16 DICIEMBRE sábado
DOMINGO 18 DE ENERO 2018
SÁBADO  10 MARZO 2018
15DE ABRIL 2018 DOMINGO
26 DE MAYO 2018 SÁBADO
9 JUNIO SÁBADO